Temperatura de consigna Gasalia

Temperatura de consigna: ¿qué es?

La temperatura de consigna.

Los sistemas de calefacción y agua caliente sanitaria tienen la funcionalidad de trabajar a diferentes temperaturas según las necesidades y gustos de casa persona o casa. Para medir este valor existe la temperatura de consigna o temperatura objetivo. Ésta, además de regular nuestros equipos según nuestros deseos, puede ayudarnos a mejorar su rendimiento y ahorrar en nuestra factura.

En un sistema de caldera cerrado que engloba la calefacción y el ACS de una casa existen tres tipos distinto de temperaturas de consigna:

Temperatura de la calefacción

Esta medición hace referencia a los grados a los que deseamos que trabajen nuestros radiadores para proporcionarnos el confort necesario dentro de nuestra casa.

Si nuestra caldera es de condensación lo habitual es que trabaje entorno a los 55-60º . Podemos encontrarnos con que en días fríos la caldera trabaje al mismo ritmo, pero la temperatura ambiente no sea la deseada, por lo que tengamos que subirla a 70º. Si resulta que nuestra caldera es anterior a las de condensación, la temperatura de consigna subirá hasta los 75º.

Está demostrado que las instalaciones de baja temperatura son más eficientes y permiten un mayor ahorro de energía, por este motivo esta medida es cada vez menor gracias a la actualización de los equipos.

Temperatura del ACS

Ésta es la temperatura a la que queremos que salga el agua de los grifos y puede variar en función del sistema de nuestro calor y de nuestras propias preferencias.

Si nuestro sistema es mixto, es decir, que nuestra caldera debe suministrar tanto agua caliente como calefacción, la esta temperatura de consigna estará entre los 40 y los 50 grados. Por otro lado, si tenemos instalado un sistema de acumulación (acumulador, termo, etc. ) deberá ser una temperatura algo superior llegando a los 55º-60º de trabajo, aunque en el consumo sólo se utilicen 40º.

Temperatura ambiente

Se trata de la temperatura a la que queremos que se encuentre el interior de nuestra vivienda. Esta la podemos regular a través de la calefacción con termostatos o válvulas termostáticas ubicadas en los radiadores.

En ésta deberíamos encontrar una diferencia notable entra la programada durante el día y la de la noche, entre una estancia u otra y la actividad que realicemos en cada una, ya que las necesidades del hogar varían. Durante las horas diurnas nuestro ambiente deberá estar entre los 19 y los 21 grados mientras que por la noche, mientras dormimos, es aconsejable bajarla hasta los 16 o 18º.

Según el Bienestar térmico en un espacio climatizado, documento que ha sido redactado por el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía). Debemos tener en cuenta dos tipos de temperatura de consigna :

  • Verano entre 23-25º C.
  • Invierno entre 21-23º C.

 

Controlando estas temperaturas de consigna mejoraremos el rendimiento y funcionamiento de nuestros equipos, alargando su vida útil. Además, podremos ahorrar considerablemente en nuestro consumo energético.

Consigue tu equipo de calefacción al mejor precio en  Gasalia ¡Descubre todas las posibilidades!