Calderas

ver estilo:

Ver: 12 24 TODOS

Calderas de gas

En GASALIA apostamos por la calidad y por eso contamos con las marcas líderes del mercado en calderas de gas. Todos los modelos disponibles ofrecen las mejores prestaciones, para garantizar un resultado acorde a las demandas de nuestro cliente.

Las calderas de gas condensación

Las calderas de gas condensación ofrece una ventaja principal frente al resto, y es la reutilización de energía generada por el vapor de agua en el proceso de combustión de gas. Este tipo de caldera permite un ahorro en la factura de gas que gira en torno al 30%.

Las calderas de gas condensación es uno de los equipos más respetuosos con el medio ambiente, ya que permite reducir hasta un 70% la emisión de gases como el dióxido de carbono (CO2) y el óxido de nitrógeno (NOx).

La necesidad actual de reducir el consumo de energía y, en consecuencia, las emisiones de gases contaminantes, sin que afecte al confort de las personas, ha llevado a los fabricantes a desarrollar calderas cada vez más eficientes a nivel energético. Es el caso de las calderas de condensación que comercializamos en GASALIA que cada vez están popularizándose más entre la población y que están siendo recomendadas y divulgadas a diario por instituciones y organismos vinculados al sector energético en nuestro país, para la sustitución de los equipos antiguos.

Ventajas de las calderas de gas de condensación

Entre las principales ventajas, de las calderas de gas que te ofrecemos en GASALIA, destacan las siguientes:

– Ofrecen un mayor rendimiento. Un caldera normal tiene un rendimiento de un 93% aproximadamente frente al 110% que ofrece la de condensación.

Trabajan durante mas tiempo. Debido a que la potencia mínima es muy baja, pueden estar funcionando sin paradas, obteniendo un ahorro considerable.

– Son más silenciosas que otros equipos debido a que el ventilador que incorpora se adapta al combustible que se quema.

Menos contaminantes. Al ser más eficientes, necesitan menos combustible para alcanzar la misma potencia.

– Junto a un termostato ambiente, el ahorro frente a una caldera convencional puede superar el 30%. El mayor o menor ahorro también dependerá del clima de la localidad y el tipo de uso.

– Ofrecen una potencia mayor de expulsión de gases quemados.

– Aunque el coste e inversión inicial es mayor, el menor consumo durante la vida útil de la caldera siempre compensa la diferencia que pueda existir con modelos anteriores.