Preguntas y respuestas sobre cómo purgar los radiadores de calefacción

Purgar los radiadores es un paso que no debemos olvidar siempre que empieza la temporada de frío y nos disponemos a disfrutar de la calefacción. Si no lo hacemos, notaremos que las diferentes habitaciones de nuestro hogar no alcanzan la temperatura de confort óptima. Desde GASALIA queremos explicarte cómo hacerlo de manera sencilla.

Primero de todo para saber si tus radiadores están funcionando correctamente y emitiendo el calor adecuado, coloca la mano sobre ellos. Si observas que la parte superior del radiador está mucho más fría que la inferior, es porque contiene aire y es necesario sacarlo. A veces, no hará falta dar este paso porque escucharemos ruidos que están provocados por las propias burbujas de aire que contiene.

¿Cómo hay que purgar los radiadores?

Es muy sencillo. Con la ayuda de un destornillador tendrás que ir hasta la llave de purgado que encontrarás en cada radiador. Gírala ligeramente y deja que salga todo el aire hasta que observes que empieza a salir agua de manera fluida. Pon antes, un recipiente debajo para evitar que el agua se derrame por el suelo.

¿Con qué radiador empezar?

Siempre se aconseja empezar por el radiador que está más cercano a la caldera para, de esta forma, respetar el curso natural del agua.

¿Hay que controlar la presión de la caldera una vez los hemos purgado?

Es conveniente hacerlo. Una vez finalizado cada purgado, siempre hay que vigilar que la presión de nuestro equipo se mantengan entre 1 y 1,5 bares para que pueda rendir adecuadamente.

Y si no purgo los radiadores de mi calefacción, ¿qué puede ocurrir?

Evidentemente notarás que tu hogar no alcanza la temperatura que deseas y, posiblemente, escuches ruidos molestos a través de las tuberías o en los mismos radiadores. Pero lo más preocupante es que estarás gastando el doble de energía porque el termostato no saltará y tu caldera seguirá funcionando. El resultado, lo notarás en tu próxima factura.

¿Cuándo se recomienda purgar los radiadores?

La recomendación es hacerlo antes de empezar la temporada de invierno y encender la calefacción. No obstante, también es cierto que el aire puede acumularse en cualquier momento, así que siempre que ocurra, podrás hacerlo sin ningún tipo de problema.

¿Y si mi válvula es automática?

Muchos sistemas modernos de calefacción incorporan válvulas que expulsan el aire de manera automática. En este caso, no tendrás que hacer nada porque el propio radiador detectará cuando hay que hacerlo. Si aún así, observas que no alcanza la temperatura que debería, entonces contacta con un técnico para que haga una revisión.

En Gasalia encontrarás todo lo que necesitas para la comodidad en tu casa. ¿Aún no conoces nuestro catálogo? Descúbrelo.

Lee también: Radiadores de hierro, acero o aluminio. ¿Con cuál me quedo?


Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información