Inspección y revisión de la calefacción. ¿Cuál es la diferencia?

Muchos usuarios de calefacciones escuchan, a menudo, la palabra “inspección” y “revisión” sin tener demasiado claro las diferencias que hay entre una y otra. Todo sistema de calefacción necesita pasar una y otra. A continuación, te explicamos en qué consiste una inspección y una revisión.

La inspección

Las instalaciones que funcionan con gas natural deben pasar obligatoriamente una inspección cada 5 años (4 en el País Vasco). Con ella se comprueba que el sistema cumple a la perfección con todos los requisitos técnicos y de seguridad. Esta tarea la pueden realizar tanto las empresas instaladoras que estén habilitadas para ello como la empresa distribuidora de gas (Gas Natural, Iberdrola, Endesa, etc.)

Cuando se realiza una inspección se emite un resultado que puede ser “Satisfactorio” y por tanto la instalación ha quedado en regla o “No satisfactorio” cuando hay alguna anomalía que se tiene que corregir. Podría darse un tercer caso: “Ausente” que es un cuando el técnico que ha visitado nuestro domicilio no nos ha localizado y la inspección queda pendiente de realizar.

A grandes rasgos, una inspección siempre valorará que no haya fugas de gas en la instalación. También se comprobará que las tuberías estén en buen estado, las condiciones de ventilación, la combustión de la caldera, la ubicación de contador y, en definitiva, el correcto funcionamiento de todos los aparatos que funcionan con gas natural.

Es importante señalar que como titular de la instalación y usuario, la persona es la única responsable del buen uso y mantenimiento que se realice.

La revisión

Como ya hemos comentado en alguna ocasión desde GASALIA, la revisión se centra única y exclusivamente en la instalación de la calefacción de nuestro hogar. La recomendación es que cada año o como máximo dos, se realice una revisión para una correcta puesta a punto. En este caso, el personal que se encarga de realizarla es el que realizó la instalación en su momento o cualquier equipo técnico habilitado para realizar esta tarea.

Una revisión hace especial hincapié en el correcto funcionamiento de la caldera y en los diferentes equipos emisores de calor, en este caso, los radiadores. También se miran las tuberías para evitar que haya fugas de agua que con el tiempo pueden producirse.

Por tanto, nuestro sistema de calefacción tiene que pasar cada cierto tiempo por dos controles diferentes. Tanto en un caso como en el otro se busca garantizar un aprovechamiento óptimo de la energía y una mayor seguridad en su utilización.

En Gasalia encontrarás todo lo necesario para el confort de tu hogar. Descubre las mejores calderas y servicios a unos precios que te sorprenderán.

Lee también: Trucos sencillos y caseros para ahorrar en calefacción.


Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información