Los beneficios de las válvulas termostáticas

Las válvulas termostáticas son dispositivos que colocados en los radiadores de una calefacción permiten controlar y regular el caudal de entrada. Lo cierto es que se han convertido en elementos imprescindibles cuando se quiere optar por un consumo energético eficiente y responsable.

Aunque su uso no está del todo extendido, las válvulas termostáticas son elementos indispensables en un momento en el que se necesita cierta responsabilidad medioambiental. Estos dispositivos permiten controlar el consumo de Kcal en cada radiador, es decir, consiguen que cada habitación de la casa alcance la temperatura que se desea.

Principales beneficios

Desde GASALIA ya hemos hablado acerca de las modalidades que se pueden encontrar en el mercado, sin embargo, en esta ocasión queremos incidir en todos sus beneficios de manera detallada:

- Temperatura para todos los gustos: La flexibilidad en su uso permite que cada miembro de la familia pueda gozar de la temperatura que desea en su habitación. Es decir, se adaptan a las necesidades personales.

- Reducción del CO2: Al consumir sólo el calor necesario y el que se quiere o necesita, la emisión de gases contaminantes se reducen significativamente.

- Ahorro en la factura: Con la instalación de válvulas termostáticas en radiadores se pueden conseguir ahorros de entre el 9% y el 20% en la factura energética de la familia. La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) sitúa el porcentaje en torno al 15% aproximadamente.

Cómo funcionan

El cabezal de la válvula incorpora una escala numérica del 1 al 5. Cada uno de los números se corresponde con una temperatura concreta. Si la temperatura de consigna programada en una caldera fuera, por ejemplo, de 24ºC, las diferentes posiciones corresponderían a las siguientes temperaturas:

- Posición 1: Se limitaría la temperatura a 14ºC.

- Posición 2: La temperatura máxima que se alcanzaría sería de 18ºC.

- Posición 3: No se sobrepasarían los 21ºC

- Posición 4: La habitación llegaría a una temperatura máxima de 23ºC

- Posición 5: La válvula quedaría totalmente abierta hasta alcanzar los 25ºC.

La válvulas termostáticas funcionan sin dispositivos eléctricos o electrónicos. Además su coste es muy bajo dentro del cómputo total que implica una instalación de calefacción en un hogar. Por otra parte, no requieren de apenas mantenimiento. Será necesaria únicamente una revisión anual cuando anualmente un profesional acuda al domicilio a realizar el mantenimiento oportuno de todo el sistema. Por último, tienen una vida útil larga y se pueden incorporar en cualquier momento.

Descubre nuestro amplio catálogo de calderas por mucho menos de lo que imaginas. ¡Y con financiación a tu medida!

Lee también: Dónde colocar los radiadores de calefacción en el baño.


Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información