Las señales de mala combustión de tu caldera

Las instalaciones de calefacción son cada vez más seguras, no obstante, si no se realiza un mantenimiento oportuno anual, podemos encontrarnos con ciertos riesgos y peligros. Ahora que estamos ya de lleno en invierno y el frío arrecia, ten muy en cuenta las señales que pueden avisarte de ciertos problemas en tu instalación y, en concreto, en tu caldera de gas.

Cuando una caldera a gas no funciona correctamente se produce una mala combustión, es decir, el gas no quema de manera adecuada. El resultado es una exceso de monóxido de carbono que, en exceso, puede ser altamente tóxico. Hay ciertas maneras de detectar su incorrecto funcionamiento y desde GASALIA te lo explicamos.

– Una llama de color azul quiere decir que la caldera quema correctamente la totalidad del gas y no existe peligro de emanaciones de monóxido de carbono. Ahora bien, en el caso de que la llama adquiera un tono amarillento o naranja, hay que avisar inmediatamente al servicio técnico porque indica una mala combustión o una fuga. También puede ser una señal de alarma si observamos manchas amarillas o marrones alrededor de la llama.

– Si observas que los posibles indicadores luminosos de la caldera empiezan a fallar o se apagan con frecuencia, apágala y espera a que vengan a repararla antes de volverla a encender.

– Otra de las señales que nos indica un problema en la instalación es si empezamos a detectar un olor a gas. En este caso, seguramente es indicativo de una posible una fuga o algún desperfecto o anomalía en los conductos de gas conectados a la caldera. Si esto ocurre, lo primero que hay que hacer es cerrar la llave de paso del gas, proceder a abrir puertas y ventanas y evitar al máximo encender cualquier dispositivo eléctrico, encender cigarros o velas.

Recuerda que una mala ventilación también puede suponer cierto riesgo, de la misma manera que una salida de humos o unas rendijas de ventilación taponadas. Así que es fundamental que la caldera siempre esté colocada en zonas con una buena ventilación.

También hay que vigilar que los distintos componentes de la caldera no estén sucios ya que pueden llevar a una combustión pobre y también a un aumento del consumo de gas.

Desde GASALIA te recordamos que el mantenimiento de un sistema de calefacción es de extrema importancia a los efectos que implica la seguridad de todos los miembros que habitan en el hogar.

Descubre todos nuestros productos y servicios por mucho menos de lo que imaginas. En Gasalia dispones de todo lo necesario para el confort de tu casa.

Lee también: Haz un mantenimiento de la caldera periódicamente. Reducirás gastos y evitarás peligros.


Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información