¿Qué debo observar al cambiar mi caldera?

A todos nos ha pasado ese momento en el que de repente ya no sale agua caliente, o no calientan nuestros radiadores. Intentamos evitar vernos obligados a cambiar nuestra caldera, pero al final tendremos que hacerlo. Pero, ¿Qué debo observar al cambiar mi caldera?

Para ese momento desde la Comunidad de Gasalia queremos ayudarte con unos consejos o pautas que te serán útiles.

1º Identificar el tipo de salida de humos que tenemos si es a fachada o al techo del edificio.
Dependiendo del tipo de tiro para la evacuación de humos así podremos montar un tipo u otro de caldera puesto que no es lo mismo un tiro horizontal a la fachada (perfecto para calderas estancas posible para atmosféricas), que un tiro vertical hacia el techo del edificio (válido para estancas y atmosféricas.)

2º Tuberías de desagüe que hay instaladas en nuestra vivienda (plomo, PVC, etc)
Si la instalación es vieja, podremos encontrarnos con que las tuberías de desagüe son de plomo y esto haría imposible la instalación de una caldera de Condensación, puesto que el vertido de condensados de la caldera podría corroer con el tiempo nuestra instalación, ya que el PH de este agua es más ácido de lo normal.

3º Necesidades a cubrir por nuestra caldera.
Dependiendo del número de metros cuadrados, baños y cocinas, nos decantaremos por una potencia u otra.:

  • Con 1 baño completo y cocina en acs, 25-29 kW; hasta 150m² para calefacción.
  • Con 1 baño, aseo con ducha y cocina en acs, 30-34 kW; hasta 175m² para calefacción.
  • Con 2 baños, aseo con ducha y cocina en acs, 35-39 kW; hasta 200m² para calefacción.
  • Con 2 baños, 2 aseos con ducha y cocina en acs, 40-44 kW; hasta 225m² para calefacción.
  • Gran consumo de agua caliente o familias numerosas en acs, con ACUMULACIÓN.

4º Ahorro que nos proporcionará uno modelo u otro
Si nuestra caldera a sustituir tiene más de 10 años y las tuberías de desagüe no son de plomo, desde Gasalia te aconsejamos que te decantes por una caldera de Condensación. En un principio su coste será más caro que el de una caldera estanca de las anteriores, pero nos proporcionará un ahorro de hasta un 30% en gas con respecto a la antigua. A la larga amortizamos el precio y económicamente nos saldrá mucho más rentable.

5º Lugar de ubicación de la nueva caldera.
¿La vieja caldera estaba dentro de la cocina, en una terraza/tendedero, en el baño, etc? ¿queremos que ocupe el mismo lugar? Dependiendo de nuestra elección esto implicará un coste adicional pero también puede representar un desahogo por aprovechar espacios muertos y la seguridad de no tener dentro de casa la caldera.

En Gasalia dispones de las mejores calderas para tu hogar. ¡Descúbrelos al mejor precio!

Lee también: La Calefacción y los niños.


Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información